Imprimir

López Amo dice en su libro Las Aguas de Córdoba que el Venero de la Catedral "tiene su nacimiento debajo de la Santa Cruz sita en tierras de la Albaida donde se le incorpora otro que viene de las inmediaciones de la huerta del Tablero por una atrajea cuyo principoi es desconocido, teniendo veinte varas de profundidad.

En la memoria de veneros de Mellada e Iznardi aparece el Pozo de la Arruzafa. Se describe como un pozo de 37,50 metros de profundidad, abierto en las mejores condiciones, pues en sus primeros 30 metros cruza la caliza tosca, algo cavernosa y arenosa de las canteras del Brillante, que es roca bastante permeable, y los 7,50 restantes en la pizarra roja arcillosa del cambriano. Su situación más baja que la mayor parte de los alumbramientos de la sierra también es circunstancia favorable a su mayor caudal; y así que en 24 horas se llena cince veces el depósito de la huerta de su nombre, aforándose 371 litros por minuto.

En la zona de la Arruzafa hay numerosas albercas y una noria en el plano catastral de 1950 y en el de 1927, además de la Alcubilla y alberca de la Arruzafa, que ahora está fuera del recinto

Es interesante el blog dedicado a la Arruzafa

Más información en el artículo Las almunias de la Ruṣāfa de Córdoba. El Convento de la Arruzafa de Rafael Frochoso en la revista Manquso (2017)