Imprimir

Primera marcha de la temporada. En esta ocasión íbamos a recorrer (si nos dejaban) el Camino de Villa Alicia. Nos ­hbímos puesto de acuerdo con los ciclistas para abrir cada uno el camino por un lado: ellos entraron por la Cañada Real Soriana y nosotros por la carretera de Los Villares.

La foto de rigor en la puerta del Ayuntamiento. Esta vez vino Canal Sur TV que sacó la información en el noticiario.

A pie íbamos unas 50 personas, y en bici una cifra similar.

Comenzamos en el área recreativa de Los Villares, cruzando por el puente de madera que atraviesa la carretera. Desde el puente vemos una marcha motorista. No nos gusta ese despilfarro de combustible, y contaminación por gasolina y acústica, pero nos imaginamos que la Guardia Civil va a estar entretenida.

Tras algunos incidentes y recorrer un buen trecho, llegamos a la linde con la finca de Villa Alicia. Allí han destrozado el camino y colocado una verdaera barricada con troncos y alambres.

Pero nos pusimos manos a la obra y, aunque tardamos 30 minutos, dejamos el camino expedito.

No solo en la entrada, en numerosas partes del camino han hecho zanjas, con la clara intención de hacer desaparecer el camino. ¡El arreglo tendrían que pagarlo cuando se les exija recuperarlo!

Atravesamos las casas de Villa Alicia, donde vemos que se están construyendo nuevas casas ¿pueden tener licencia, o es ese el motivo de que no quieran que se pase?

Alí están los propietarios con invitados, y ahay pequeños rifirrafes que por suerte, y por la educación que tenemos todos los que estamos en la marcha, no llegan a  más. Aquí nos encontramos con los ciclistas, que ya habían atravesado la otra barricada, en este caso ante la presencia de la guardia civil.

Así quedó la otra cancela.

Una vez atravesado el camino nos despedimos de los ciclistas y nos disponemos a volver por la Vereda de la Pasada del Pino (en proceso de deslinde), que pasa por Torre Árboles.

Antes de empezar a subir subimos junto a la Ermita de los Pinares.

Al poco de empezar la subida vemos las vistas sobre Villa Alicia, y vemos la gran cantidad de casas que se han construido.

Llegamos al vértice más alto del término de Córdoba, con prodigiosas vistas.

Vemos a lo lejos Pedro López, Castro y Picón y San Critóbal.

Aquí comimos e hicimos la asamblea.

 

Bajamos Torre árboles por una empinada senda, que va a parar a la gran cocatriz que ha hecho la nueva carretera, que atravesamos, al igual que a la ida, por un paso subterráneo.

 

En esta zona hay un buen monte mediterráneo. Pena que aún está muy seco.

Siguiendo las indicaciones de Patrick, tomamos otro empinado camino para subir, que a algunos se nos atraganta. ¿De verdad es esto una vía pecuaria?

Nos cruzamos con otra valla, pero es fácil pasar por debajo.

Y tras un buen rato subiendo y bajando, y con bastante calor, llegamos de nuevo a Los Villares.

En fin, un día en que hemos cumplido nuestro objetivo de cruzar un camino público que nos quieren arrebatar, y gracias a la estupenda colaboración de ciclistas y senderistas, que seguro que se repetirá, ya que ha dado tan buen resultado.