Imprimir

La ruta de este mes, que se retrasó al 13 de enero, ha s­ido un éxito por varias razones.

Previamente se envió un comunicado que invitaba a la alacaldesa a participar en la marcha (lo podéis ver en este mismo foro). Ello hizo que se publicara en prensa y también saliera en radio más de lo habitual, lo que ya es una victoria. Además, tenemos constancia que tal anuncio (junto al hecho de que cambiáramos el lugar de reunión a la Torre Malmuerta, junto a la casa de la Alcaldesa) hizo que en el ayuntamiento se preocuparan más de lo habitual por nuestra salida, lo cual es lo que buscamos, porque si salimos, además de para andar, es para que en el ayuntamiento sean conscientes de este problema, y le den solución.

La alcaldesa no pudo venir por motivos familiares, qué le vamos a hacer. Así que vamos a lo nuestro, y con el cambio de sitio estrenamos foto de inicio (además casi estrenamos pancarta).  Los fotógrafos de delante son periodistas, ­pocas veces vienen tantos.

Además nos hicimos otra foto junto a la puerta de entrada al Catastro, organismo que nos sirve de gran utilidad para reconocer qué caminos son públicos ¡Qué facil lo tiene la alcaldesa para saber cuales son!

 

­

 

Así que nos ponemos en marcha, nos vamos al puente de los Arenales, tomamos el camino que sale junto a él, y al poco rato estamos en el Camino de la Alhondiguilla al Bejarano, ref. catastral 14900A089090030000FS

Apesar de ser un camino público, estaba cerrado por una cancela con candado. Cuando nos fuimos la cancela seguía cerrada, pero sin candado

 

­

 

Subimos por este carril, en la finca La Alhondiguilla de nuestros ya archiconocidos Sánchez Ramade

 

­

 

 

­

 

La vegetación es una gozada en esta zona.

 

­

 

 

­

 

Seguimos subiendo y nos encontramos con otra cancela. Esta vez el candado era más grueso, así que tenemos que abrir la malla.

 

 

­

 

Ya cerca de la casa de La Alhondiguilla, vemos el gran estanque.

 

­

 

Y el peazo choza de nuestros amigos.

 

­

 

Seguimos caminando, sin que hasta el momento hayan aparecido guardas. La táctica de no avisar parece que funciona (la vez anterior teníamos esperando a un regimiento)

­

 

Al poco de pasar la casa, ya en el llamado Camino de la Alhondiguilla, ref. catastral 14900A089090060000FH

Aquí aparece nuestro apreciado Cayetano, guarda de la finca, que se muestra agradable. ¿Nueva actitud de los propietarios?

Más adelante tenemos otras dos cancelas, hasta llegar a la carretera. Pero en vez de seguir adelante (me imagino que cayetano nos las habría abierto), tomamos otro camino que nunca habíamos recorrido. En este caso se llama Camino del Alto Paso. Este aparece en el catastro del 50 (camino XXIV). Sin embargo, en el actual aparece agregado a la finca del Rosal. Si el camino era público en el 50 tal agregación sería ilegal, salvo que se haya producido una desafectación y venta.


­

 

Curioso que nos encontramos con dos casas aisladas, cuyos propietarios se quejan de que el cierre de los caminos hace que no puedan pasear por la zona, y tengan complicado acceder a sus casas. Al menos una parece muy antigua.

 

­

 

Nos encontramos una nueva cancela, que impide el paso de coches, pero no de personas.

­

 

Este camino es un gran descubrimiento, realmente bonito

­

 

Otra peaso choza que tienen los propietarios de la finca. Nos dijeron que es de Antonio Carrillo ¿el propietario de El Churrasco?

­

 

El camino sigue, pero nos llevaría al Alto Paso, y nos obligaría a dar una gran vuelta. Así que tomamos unas sendas que nos suben a la parcelación Las Parrillas.

­

 

Tras sortear las numerosas casas, y hasta pasar por dentro de una parcela ¡Qué vergüenza el destrozo que se provoca en la sierra! salimos a la Vereda del Vado del Negro.

­

 

Seguimos este camino, tamién bonito, que entra de nuevo en La Alhondiguilla.

Esta vereda está deslindada, y no tenemos problemas para pasar.

­

 

Damos un rodeo, por el Camino de Los Baldíos, para evitar una parte de la vereda que está bastante difícil de transitar.

­

 

En Los Baldíos comemos y hacemos asamblea, y retomamos el camino por la Vereda del Vado del Negro.

­

 

Esta bajada hasta el Guadiato es otra maravilla.

 

­

 

Cruzando el Arroyo de Don Lucas

 

 

 

 

 

Y llegamos al Vado del Negro, sobre el Guadiato. Con algo de cuidado efectivamente se podría cruzar. Es un sitio con mucho encanto.

 

 

 

 

 

 

 

Y de ahí ya tomamos el carril paralelo al río para volver a Los Arenales. Vemos un puente que por lo que nos dicen fue volado en la Guerra Civil.

 

 

Y recompensa final en el Bar de Los Arenales.

 

El mapa