Imprimir

La primera ruta de la temporada 2015 nos llevó de nuevo a caminos del entorno de Trassierra, y concretamente a los caminos de la finca Valdelashuertas, el 16 y el 18, que tenemos entre los prioritarios para recuperar.

Esta vez además se sumaba un nuevo corte en el camino 18, esta vez por unos parcelistas de El Salado, que ya habíamos denunciado en diversas instancias, pareciendo que se solucionaría, aunque no hay ninguna garantía.

 

Os podéis bajar la ruta de aquí (botón derecho y guardar como)

Y para verla en google earth aquí

Mapa de la ruta en imagen (pincha para verlo mas grande)

Aquí tenéis la ruta en nuestro visor cartográfico. Para ver la ayuda del visor podéis pinchar aquí

En wikiloc

Vídeo de Javi Martínez

Entrevista en PTV

Comenzamos la ruta en las instalaciones de la AV Luis de Góngora, pasado Trassierra. Nos damos cita unas 60 personas.

Comenzamos a andar por la carretera, para enseguida desviarnos por lo que aparentemente es la entrada a la parcelación El Salado, pero que no es otro que el trazado del antiguo camino 18 que por tramos se llama Camino de Valdejetas y después Cañada de la Teja.

 

El que partiendo del llano de Valdespinos en Trassierra y atravesando los lagares del Salado, de Victor y de Cinco Ducados se dirige a Valdelashuertas por el sitio de los Lazarillos y tierras del lagar de Castilpicón.

Pocas descripciones son tan claras, y coincidentes en todos los mapas que la de este camino, y sin embargo soporta ya muchos cortes

Seguimos por un tramo asfaltado e incorporado a la parcelación.

Una fuente con agua, que debe ser potable porque de ella se abastece gente de las parcelas.

Aquí hay que girar a la derecha y seguimos por camino convertido en calle.

Llegamos al lugar donde han puesto una cancela que cierran los últimos parcelistas. Hoy está abierta, gracias a nuestras quejas en el Consejo de Distrito, pero si el Ayuntamiento no hace su trabajo de recuperación, ninguna garantía tenemos.

En breve se acaba el asfalto y continuamos, ya solo con una malla a la derecha, por una buena subida.

Llegamos a la alambrada de Cinco Ducados que también corta el camino, una vez más tenemos que pasar.

Seguimos ya por un sendero muy bonito, donde en otra época se pueden comer muchísimos madroños.

Y llegamos al Cortijo de Cinco Ducados, con la restauración tan fea que le han hecho.

Hoy hay niebla y apenas se ve nada, por eso incluimos la foto de otra ruta para dar fe de las impresionantes vistas del lugar.

A partir de aquí ya tendríamos que seguir la Cañada de la Teja, pero esta se encuentra perdida, por lo que seguimos por el Camino de Valdejetas, que este sí se encuentra abierto.

Llegamos al camino habitual de Valdejetas, y rápidamente salimos de la finca por el portillo lateral.

Pasamos por la continuación del camino, pero vamos a dar un rodeo, para entrar por la puerta de la finca Castripicón, que nos la van a abrir, aunque esa no sea la entrada del camino público, ya que este camino no tiene ninguna puerta. Esto lo hacemos por nuestra voluntad de evitar confrontaciones, aunque dejando claro que no supone aceptación ninguna de la situación.

Bajamos por el carril de la finca, hasta el lugar donde se une con el camino público 18 Cañada de la Teja, junto a este bello árbol

Decidimos recorrer la parte de camino que nos hemos dejado atrás, que es muy bonito, y además ir a ver la Fuente de los Lazarillos

Vueltos de nuevo al lugar anterior, retomamos el camino con todo el grupo hacia abajo.

Llegamos a la Fuente de Valdelashuertas, que hoy tiene agua.

La mayor parte del grupo se queda en a fuente, y el resto nos vamos a hacer la Vereda del Vado del Degolladero, final del Camino 16:

 

El que partiendo de la vereda pecuaria que conduce a Almodovar, en el sitio nombrado Cruz de la Mujer, se dirige a Valdelashuertas, atravesando terrenos que fueron baldíos, los de la dehesas de la Porrada, Valdegetas y el olivar de Valdelashuertas hasta donde alcanza este término municipal.

 

Vemos desde lejos la llamada Casa de Aceituneros.

Y las preciosas vistas del Río Guadiato, ahora engullido por el Pantano de la Breña.

Esta vereda es preciosa, es puro monte mediterráneo húmedo. Y solo el final presenta alguna dificultad, aunque eso sí, la vuelta tiene una pendiente considerable.

La llegada es decepcionante, pues directamente nos encontramos con el pantano.

Emprendemos poco a poco la subida

Este es el punto donde hay que desviarse del carril, muy poco después de un arroyo que cruza, que en época de lluvias forma una cascada. Una parte siguieron el carril y hubo que ir a por ellos.

Mientras tanto, los que se quedaron en la fuente, estuvieron viendo con detalle el Molino de Valdelashuertas.

Y ya desandamos el camino hecho hasta la salida de la finca, teniendo algunas pérdidas, de adelantados.

Salimos de la finca. Aquí hay una de las pocas señales que quedan del plan de excelencia turística que señalizó cinco rutas.

Para volver a Trassierra vamos a recorrer de nuevo la Vereda de Trassierra. Nos llevamos la sorpresa agradable de encontrarla en mejor estado de tránsito que otras veces. Luego nos enteramos que se ha desbrozado para alguna prueba de trail. Otro camino espectacular.

Al contrario de lo que marcan las señales de la ruta de senderismo, no vamos a pisar asfalto en todo el recorrido hasta los coches. Al pasar la entrada a la urbanización Llanos de Arjona nos metemos por un pinar que parece ser que es municipal, donde por senderos podemos llegar hasta la sede de la Asociación de Vecinos. Claro, que hay quien no solo conoce esta zona sino que hasta duerme en ella.

Y bajamos por este senderillo, que nos deja junto a los coches.