Imprimir

 El 1 de marzo realizamos la primera ruta en homenaje a Juan Manuel Díaz, compañero de A Desalambrar fallecido un año antes. Juan Manuel fue un activo colaborador de la Plataforma A Desalambrar, que realizó una importante labor investigadora de los caminos de Cardeña. Esta ruta es igua a la última que realizó con nosotros apenas un mes antes de su fallecimiento, salvo que esta vez el comienzo y el final es en el Mirador de las Niñas, como punto accesible más cercano al lugar donde se le iba a instalar la placa.

Aqui el reportaje de la ruta que realizamos, con fotos de José Carlos Córdoba, José Carlos Cabello, Manolo Torres, Sole Padilla y Javier Marín, y las fotos del día previo a la colocación de Paco Muñoz.

Fotos del día previo a la colocación

Comenzamos en el Mirador de las Niñas, nos acompaña gran parte de la familia. Se explica lo que se va a hacer.

Bajamos por un camino que baja cómodamente hasta la Torre de las Siete Esquinas.

Una vez que hemos llegado todos a la torre, vamos al lugar donde hemos instalado la placa. Lugar lo suficientemente apartado para no interferir en el paisaje.

Nos acompaña un maginífico saxofonista de la Escuela de Músicos El Gato, que nos ofrece unas notas en este solemne momento.

Tras estas notas, la foto de recuerdo.

Vídeo del momento

El lugar, como es sabido, tiene unas vistas espectaculares, y es muy frecuentado por ciclistas, a pesar de la dificultad del camino.

Proseguimos la ruta, bajando por el Camino nº 20 del inventario, llamado en el mismo Camino de Don Iñigo, y ahora más conocido como Trocha del Cobre, por las minas que hubo más arriba.

En la parte de abajo los propietarios de la finca han colocado un cartel indicando correctamente la identificación del camino, e indicando que el carril es privado, y todo apunta a que es así.

Cruzamos la carretera, y entramos en la finca Vallehermoso. Damos un rodeo por esta finca, que recientemente parece ser que ha sido adquirida por un particular, para ver todas las curiosidas construcciones que tiene, la mayoría relacionadas con el aprovechamiento del agua.

Esta zona es recorrida por uno de los ramales el Aqua Vetus, en parte reaprovechado después, primero por una sociedad privada, que después compró el Ayuntamiento y EMACSA utilizó para dar agua al matadero y ahora a Medina Azahara.

Primero vemos una alcubilla

Remontando un poco el arroyo, una alberca circular.

Más arriba, otra alberca, más moderna o restaurada en tiempos recientes.

Otra alcubilla, esta con el color distintivo de EMACSA, lo que quiere decir que aún se utiliza.

Cruzamos el arroyo y vemos otra alcubilla, esta con una conducción que provendría de las alcubillas.

Ahora vamos bajando el arroyo por su vertiente derecha, y llegamos a esta casa que en los mapas se llama Huerta de los Paños. En el interior parece que tiene un canal, por lo que bien podría ser un antiguo batán.

Una fuerte pendiente para cruzar un barranco tributario

Llegamos a la alberca más interesante. Esta nos dijeron que se parece a una de Medina Azahara, por lo que podría ser de origen musulmán.

Cruzamos otro barranco

Pasamos junto a unas colmenas que no parece que se utilicen.

Y llegamos al casa de la Huerta de la Palma, en ruinas y con las palmeras afectadas por el picudo.

El pilón de la casa

Salimos de Vallehermoso y llegamos al Descansadero de la Gitana, desde donde comenzamos la subida de la Vereda de Trassierra.

Empedrado que denota la antigüedad del camino.

El camino hay zonas donde está invadido por un arroyo, y es algo complicado de transitar

Una conducción paralela surte a dos fuentes.

Y otra casi arriba, llamada en los mapas Fuente de los Perros

Llegamos a  El Cruce, antiguo descansadero del Llano de los Mesoneros. Continuamos por la Vereda de Trassierra, en un tramo en que se ha modificado el trazado con respecto al original. Estas escaleras, que quedan a nuestra derecha, también son de otra modificación, que evita la gasolinera, que no sé si ha llegado a entrar en vigor.

Cuando bajamos cerca de la parcelación Torrehoria, llegamos a un llano donde comemos.

Seguimos por la vereda

Luego tomamos el Camino del Caño (camino nº 25), que siempre tiene grandes lagunas.

Llegamos al Cortijo del Caño, por donde hemos pasado repetidas veces últimamente.

Y tomamos el camino 26 que nos lleva a las inmediaciones de la Fuente del Arco. En esta ocasión no nos asomamos porque ya lo hicimos en la ruta de diciembre

Otra vez pasamos por la Torre del Beato. No nos cansamos de verla.

Y de nuevo tomamos el camino 20, que en esta parte es llamado Vereda de la Fuente del Arco. En la entrada desde la carretera tiene una cancela ya muy caida que se pasa sin dificultad. En esta ocasión no tuvimos problemas con el guarda, como si ocurrió un año antes. Parece que de nuevo ha dejado de haber problemas con el guarda de la finca y ya la gente está pasando habitualmente.

Antes de llegar de nuevo a la Torre de las Siete Esquinas tomamos un camino, menos claro que el que tomamos para bajar, que nos lleva, no sin cierta dificultar, a las antiguas minas, cuya topografía ha realizado el Grupo G40

Desde la plataforma de estas minas las vistas son espectaculares

Y siguendo el camino, que incluso tiene escalones en algunos tramos, llegamos al Mirador de las Niñas. Un bonito y emotivo día y una preciosa ruta.

Os podéis bajar el track de aqui (dar a botón derecho y guardar como)

Y en formato kml para google earth aquí

 

Aquí tenéis la ruta en nuestro visor cartográfico. Para ver la ayuda del visor podéis pinchar aquí

Ruta en wikiloc

Y aquí el mapa en imagen (pinchar para verlo más grande)