Fuente de los Asperones

   En las O.M. de 1884 figura un “abrevadero de los Asperones. En terrenos del lagar de san José” y en el polígono 103 de los Catastrones marcan una fuente en este mismo terreno, se trata de un abrevadero de unos seis metros de largo con un ancho de un metro, el típico de esa época, hoy completamente cegado y colmatado de piedras y tierra, no he podido apreciar humedad ni vegetación que denote, posible afloramiento de aguas, por lo que deduzco que esta se servía, de lo que hoy es una alcubilla, restaurada la parte externa (con muy mal gusto), muy profunda, de la que se sirven, los que habitan en San José, la alcubilla reboza agua, que vierte en una profundísima alberca, que a su vez por su desagüe va derramando y convirtiendo en una lengua verde, lo que en sus días fue una fértil huerta. La alcubilla mencionada, figura en el Catastrón como noria, el paraje en sí muestra hoy una imagen desoladora, los árboles frutales abandonados y las terrazas llenas de maleza evocan tiempos no muy lejanos de prosperidad, fáciles de recuperar.

Ubicación: si lo hacemos por la vereda de Trassierra, nos indicará su proximidad, la angostura, que hace la vereda, por un lado el muro de piedra y por la otra el talud de tierra, (recientemente bautizado, como el Burro) poco antes de llegar a la fuente ya descrita de los Perros, habremos de dejar la vereda para subir una empinada cuesta a la derecha, sólo hay que intentar llegar a la carretera, ya iremos viendo la descrita “lengua verde” la alberca profundísima y alcubilla (semienterrada en maleza), si seguimos paralelos a la carretera por la segunda bancada, nos toparemos con el casi enterrado Abrevadero de los Asperones.