Alcubilla de la Casilla del Aire:

Información en Notas Cordobesas

Foto: Notas Cordobesas

De Serafín Parra:

Mejor diremos, de donde se surte la fuente que señala e Catastrón Nº 133, en la finca de este nombre. Es verdaderamente, increíble las obras que en esos tiempos se hicieron para abastecer de agua los cortijos, la fuente está escavada, en una macha de vegetación que a todas luces delata la humedad, pero a una distancia del cortijo, enorme, el agua era conducida por tubería de hierro, que aun aflora por mucho lugares, de la fuente primero la levaban a una alcubilla, que se conserva perfectamente, la galería no es muy larga y estrecha, al día de hoy no daba agua para aportar a la alcubilla, a muy escaso metros de la galería, en pleno cause del barranco, quedan los restos de lo que fue una fuente, con pileta para recoger el agua y unos restos muy extensos, afianzados por la caliza que a ellos se adosa, la concentración de cal en esta agua ha de ser enorme, como sus depósitos sugieren.

Ya en el cortijo hay que destacar la enorme capacidad de la alberca y el pozo que también es de grandes proporciones, un conjunto preparado, para regar lo que se supone que fue una huerta de muchas anegas, de la que sólo queda unos naranjos en muy mal estado y granados salvajes.

Acceso.

La fuente que señala el catastrón está justo debajo del cortijo, en no muy mal estado pero muy descuidada. De donde se surte que es lo que verdaderamente es curioso y bello, está a la otra parte de la carretera, pasando las “canteras”, que hay por encima del Castillo de la Albaida, hay que fijarse en una almáciga de vegetación muy tupida en uno de los dos barrancos que suben hacia la huerta de la Ventanas, sin dejar el margen derecho primero veremos los restos de la fuente, después la galería y más abajo la alcubilla.